Buscar

Caprichos de Pluma y Tinta

¿Me concedes este baile entre lineas?

Personal

Empezó
con un puedo besarte.
Quizá
hubo un prólogo antes,
de esos cargados de miradas indiscretas,
pero las indirectas
son mi asignatura pendiente.
No te vi venir
y no esperaba nada
que suele ser
cuando me salen las cosas al revés
y la ironía, con sus juegos,
las pone al derecho.
Seguimos
sin una sola conversación por Whatsapp
alejándonos de la normalidad
jugándonoslo todo a la variabilidad
de hacerlo personal.

Volver

Volví a escribir otra vez

sobre tí

y ya he llenado diez páginas

sobre mí.

Aunque no faltan

los ya familiares espacios en blanco

para ciertas sensaciones que tengo claro como empezaban

pero no sé todavía como terminarlas.

Y que pena

que a penas me falta una rima para terminar de articularlas.

Has dejado un hormigueo en mi piel

que ya no tengo claro que es

si tu caricias dejando huella

o mi propio impulso de fantasear con que te quedas

de inmortalizar un par de días

de no saber que mas hacer,

o es masturbarme,

o es escribir poesía.

Tres veces por minuto me muerdo el labio

cuando las palabras me brotan

para describir la sensación de tu boca.

También volví a leer poemas

y que putada, que solo me hablan de ti;

y me corroe esa envidia

que me hace volver a escribir

sobre ti

para mi.

An englishman with an irish chin

El azar, que se ha reinventado y hoy en día tiene nombre de algoritmo, te trajo hasta mí.

Dos vidas tan separadas como las de dos extraños que se vuelven compañeros en un autobús de línea al que ni se suben ni se bajan en la misma parada. Pero el poco trayecto que tienen en común los empareja en asientos adjuntos durante a penas unos minutos.

Casi te pongo un posesivo en el título, pero me detuve a tiempo para ser fiel a mis principios.

Te acomodaste en mi vida por un rato y no sé si fue combustión o rozamiento, pero un fuego se encendió. Abandonamos el adjetivo extraños un instante y ha llegado tu parada; y arriesgándome a abusar de la metáfora te diré que eres de mis compañeros de viaje favoritos..

Tengo la piel de resaca de tu piel. Me torturo recordando tu contacto, al principio los dos fingimos que fue casualidad, que yo me sentara demasiado cerca fue casualidad, que mi pierna estuviera en contacto con la tuya cada dos minutos era casualidad, que me tocaras la pierna mientras hablábamos fue casualidad. Mi casualidad era con toda la intención, con premeditación y alevosía; y que gozo y que alegría cuando me confirmaste que bailabamos al mismo compás.

Desperté desnuda a tu lado con tus yemas queriendo redibujar mi cuerpo con todas sus esquinas, con trazos finos y, sobre todo, certeros. Aquella delicadeza me dejó sin aliento.

No fue sexo

tampoco fue amor

tú podrías culpar al alchol

yo ya bebí la primera copa

con toda la intención.

Llevo días pensando en tu ofrenda en forma de taza de té a la mañana siguiente cuando yo todavía me resistía vestirme para dejarte el terreno libre. Más caricias. Ha sido una de las mejores vistas que he podido ofrecer a las paredes de mi cuarto.

Tú y yo

probablemente nunca va a suceder

y seguramente será lo que lo convierta en inolvidable.

After tasting a few lips

and thinking something was wrong with me

your mouth came around

and all I could think was: “That´s what I´m talking about.

Cuatro días contigo,

tres deseándote

dos durmiendo a tu lado

una semana deseando un segundo acto.

Mi victoria fue mi castigo

por volver a probarte

mi hambre de ti ha revivido

y sueño con Londres más veces de las que me atrevo a contar.

Encrucijada

Decían que era una elección

aquello de la felicidad

y me empecé a preguntar

si tendrían razón.

Yo podría elegir

quedarme así

sin pedir más

sin ansiar el mar

quedarme con la orilla,

solamente conocer las vistas.

Decir: ahora y ya,

hasta aquí he de llegar,

no necesito mas…

Y me moriría de la rutina,

me ahogaría en la melancolía

hasta no poder rescatarme

ni yo misma.

O podría lanzarme

a un abismo de incertidumbre

a saborear las posibilidades

perdiendo el presente cierto

para apostar por un futuro abierto.

Porque en realidad,

una vez te moja el mar

la elección ya no es tal;

quedarse

ya es conformarse.

Dragón

Nunca busqué una revolución

pero siempre me gustó revolucionar

por mi cuenta y sin reproches,

cadenas o condiciones.

Nunca te busqué

pero sucediste,

si me pongo metafórica,

diría que estallaste,

reventando expectativas.

Con interesantes aportaciones,

con argumentos acalorados,

en una de esas discusiones,

a las tantas de la madrugada

cuando parece que puedes con algo,

que puedes con todo

que puedes arreglar un mundo roto

usando un vaso como micrófono.

Buscaba una noche loca,

me habían prometido guitarra, alcohol y excesos

y aburrida de la rutina conformista

estaba dispuesta a todo ello.

Recuerdo adivinar palabras de tus labios,

entre decibelios demasiado altos,

justo antes de besarlos;

tu nombre significaba dragón

y te aseguro que incendiaste mi interior

Inconformista y viajero,

combinando ambas,

llegaste y te marchaste

y yo me mojaba

pensando en tu naturaleza revolucionaria

Ahora vuelves sin permiso

a mi cama,

en mis sueños,

arguméntale tú a mis ganas,

que era para una noche

y no hay secuelas ni reproches.

Desencuentro

Hoy me he despertado, sin querer, como ya es costumbre y al moverme he sentido el frio de las sabanas, la marca de tu ausencia. Me faltan tus buenos días con desayuno de besos en la cama incluido en el menú.

En el limbo del sueño le sonrío a tu recuerdo… El despertador insiste y me obliga a despedirte,  lo apago enfadada, que es mi estado natural por las mañanas, cargada con la ilógica razón de dirigir mi ira contra un objeto que he programado yo.

Me levanto bruscamente y voy a la ducha en un intento desesperado de despejarme de la ensoñación. Noto el agua caliente recorriendo mi piel y entre el vapor y la humedad vuelven a aparecer las sensaciones, las yemas de tus dedos asiendo mi cadera, tu respiración en mi cuello y los infinitos recorridos de tus labios. Basta, necesito centrarme, quizás con un chorro de agua fría… pero se queda en una vaga amenaza a mí misma.

Hoy es uno de esos días completos y llenos de nada, obligaciones vacías de ganas y horas por gastar donde se supone que debo estar, aunque mi imaginación discrepa y vuela, normalmente hacia ti. Te enredas en el hilo de mis pensamientos y aseguras los nudos con la promesa de permanecer.

Técnica vs. Arte #4 Retos LiterUp Escritura

-Crea un relato sin adjetivos-

Hace dos semanas que sigo el mismo ritual. Veo el video una y otra vez, incluso lo ralentizo. Todo va a la vez, no parece haber un sólo fallo, y sin embargo, algo no cuadra; es una perfección que no me hace sentir nada. Y eso era precisamente de lo que se trataba, de sentir.

8b85a8ae37e00924259a1ab263cad3f8--ballet-art-ballet-dancers

Seguir leyendo “Técnica vs. Arte #4 Retos LiterUp Escritura”

Poción Multijugos #3 Retos LiterUp Escritura

-Piensa en tu libro favorito e imagina un fanfic, pero con animales-

Una gata negra salió con aire muy decidido del garaje de la familia Weasley. Caminaba sin prisa, inmersa en sus pensamientos intentando recordar cuándo habían hecho la ultima quedada de Merodeadores 2.0. Sabía que se habían organizado cada vez con menos frecuencia a medida que fueron pasando los años, pero en una fecha como aquella nunca se faltaba, era una cita anual para celebrar la vida de Remus. Él les había animado en medio del estrés de los TIMO a salir y estar en contacto con la naturaleza, a olvidarse de su forma humana y despejarse, o mejor dicho despojarse de la rutina. A ella en particular era a la que mas había ayudado, le quitó el miedo después del desastre que había sido su primer intento de fabricar la porción multijugos y aquellas pausas habían ayudado a que la infalible Hermione no se acabara tirando de los pelos hasta quedarse calva y continuara siendo tan infalible. Seguir leyendo “Poción Multijugos #3 Retos LiterUp Escritura”

Una noche en otro mundo #2 Retos LiterUp Escritura

-¿Recuerdas tu peor noche? Cuéntala desde el final hasta el principio-

El rayo precedió al sonido de los cristales rotos detrás de la puerta, le sucedió el vibrar de la madera con el retumbar del trueno. Estaba sola. Sabía que estaba sola, la tripulación había desembarcado a buscar alcohol y malas compañías en la taberna del puerto. El sonido de la bisagras hizo que aquello sonara aún más aterrador al abrir poco a poco la puerta. Alguien debería solucionar lo de ese chirrido infernal.

Se encontró el camarote tal y como lo había dejado a excepción de la estantería donde guardaba sus libros, aquello era un absoluto desastre. Estaban todos esparcidos por el suelo y algunos se habían abierto cayendo de cualquier forma. Las páginas estaban arrugadas, algunas rotas y el jarrón que nunca había llenado con flores pero que era el único recuerdo que había llevado consigo de su señora madre estaba repartido por el suelo en forma de diminutos trozos de cerámica.

Seguir leyendo “Una noche en otro mundo #2 Retos LiterUp Escritura”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑